Hazte socio de radio solidaria

Daniel Valuja nos comparte una reflexión en una noticia de actualidad en Salero y Candil.

En lo que llevamos de primavera Galicia ha registrado más tornados que Estados Unidos. Este es un hecho insólito ya que allí se registran la inmensa mayoría de todos los tornados que se producen en la Tierra. Se concentran en una región conocida como el callejón de los tornados, una zona que recorre varios estados como Kansas, Oklahoma o Colorado.

«Es un lugar del mundo en el que durante la primavera se encuentran dos masas de aire diferentes. En superficie las masas de aire cálido y húmedo procedente del golfo de México y en altura masas de aire frío procedente de las Montañas Rocosas. Esto provoca una elevada inestabilidad atmosférica y las tormentas se forman con mucha facilidad. Además se trata de una zona de llanura muy grande, por lo que los cumulonimbos pueden ser también muy extensos y la probabilidad de que los movimientos de aire se organicen y formen tornados aumenta considerablemente», explica el meteorólogo Juan Taboada.

Los tornados son los fenómenos de la atmósfera más violentos porque reúnen una enorme cantidad de energía en poco espacio. De media, en abril, suelen producirse unos 19 en el corazón de Estados Unidos. Este año, sin embargo, no se ha formado ninguno. Nunca antes se había registrado una temporada tan poco activa. En Galicia se produjo un tornado el pasado 11 de enero en Sanxenxo y el último el 23 de marzo en Cambados. Esos son dos más que en Estados Unidos.

El responsable de esta anomalía tan significativa es el mismo que ha provocado que el pasado invierno fuese muy frío y lluvioso en Galicia y también el culpable de que regrese la nieve a la comunidad este fin de semana; el aire polar. «La situación ha sido muy semejante a lo que hemos vivido nosotros. Una vaguada muy persistente ha hecho que el aire en superficie fuese más frío de lo normal, y la llegada de borrascas ha inhibido la entrada de aire en superficie desde el golfo de México», comenta Taboada.

El comportamiento del Jet Stream, debilitado por culpa de la rotura del vórtice polar, ha jugado un papel fundamental en la meteorología que ha estado predominando en el hemisferio norte durante los últimos meses, incluyendo Galicia y Estados Unidos. Su circulación meridional generaba grandes meandros, como un río. La parte descendente, que canalizaba el aire gélido polar hacia latitudes medias, invadió el corredor de los tornados. En esas condiciones, desapareció el aire cálido procedente del sur, uno de los ingredientes necesarios para la formación de los tornados.

Fuente: La Voz de Galicia