Hazte socio de radio solidaria

Daniel Valuja nos comparte una reflexión en una noticia de actualidad.

El laureado periodista y escritor, miembro de la Real Academia Española (2003) además de políticamente incorrecto y polémico, va siempre al fondo de los temas desde su visión de la vida. Es un usuario habitual de tuiter, donde le preguntaron el pasado 2 de junio: ¿Un libro que empezó a leer, no le convenció tras las primeras páginas y finalmente le encantó?

La respuesta es clara y sencilla: “La Biblia”. Este pensamiento, aunque no se considera creyente, no es nuevo en el escritor. En varios de sus artículos mantiene esta misma idea.

“La Biblia es una fuente extraordinaria de relatos, aventuras, batallas, traiciones, amores, emociones y simbolismos; materia de la que hace tres mil años viene nutriéndose el mundo civilizado y que inspiró a los más grandes filósofos y artistas de todas las épocas; literatura, música, pintura y cine incluidos.

Nadie que busque lucidez e inteligencia, que quiera interpretar el mundo donde vive y morirá, puede pasar por alto la lectura, al menos una vez en la vida, del libro más famoso e influyente -para lo bueno y lo malo- de todos los tiempos.

El Antiguo y el Nuevo Testamento, para unos historia sacra y revelación divina, y para otros llave maestra de cultura e ilustración, son imprescindibles para comprender cómo llegamos aquí, lo que fuimos y lo que somos.

Compadezco a quien no tenga un Quijote y una Biblia en casa, aunque sólo sea para decorar un mueble y leer cuatro líneas de vez en cuando. Y quien sí sea lector, que calcule.

Sólo la Biblia, releída una y otra vez, bastaría para colmar una vida entera. Y ojo. Insisto en que no se trata de religión, sino de cultura.

La de verdad; no esa papilla desnatada, presuntamente educativa, impuesta por quienes legislan desde su cateta mediocridad.”


Fuente: Protestante Digital