Hazte socio de radio solidaria

Daniel Valuja nos comparte una reflexión en una noticia de actualidad.

Le costó 500.000 euros hace 14 años en una tienda especializada de Londres. Hoy vale mucho más. Pero Asier Polo no lo ha considerado nunca suyo.

Es un mero custodio, a precio elevado, del paso por la historia de toda una pieza de museo: su chelo Rugeri de 1687.

“Yo lo estoy cuidando, no es mío. Después pasará a otro. Cuando lo tengo pegado al cuerpo, no dejo de pensar que son más de tres siglos entre mis manos. Un instrumento así, te hace humilde”.

Fuente: El País