Hazte socio de radio solidaria

Daniel Valuja nos comparte una reflexión en una noticia de actualidad.

La maternidad no es percibida por las madres como un camino de rosas. Esa realidad, evidente a todas luces, ahora ya ha quedado constatada en datos estadísticos que recogen la opinión de las propias madres sobre su situación. Así, según los datos que arroja la encuesta sobre la maternidad en España, que ha realizado la consultora PRM Marketing Intelligence y Laura Sagnier, una de cada diez mujeres no tendría hijos si pudiera volver atrás, y cerca de una de cada tres afirma sentirse “desengañada” con la maternidad.

El problema, sin embargo, no suele ser la maternidad en sí misma, si no más bien la forma en que la sociedad está diseñada para no dar cabida a esta realidad. De hecho, el propio estudio detecta que buena parte de las madres afirma sentirse “agotada”, una sensación que explica, en parte, los resultados de la encuesta.

La realidad es que durante los últimos años el rol de la mujer ha ido cambiando en España, ese empoderamiento a nivel laboral y social que ha experimentado el sexo femenino, sin embargo, no ha ido acompañado por una adecuación del mercado laboral o los horarios de trabajo a esa nueva realidad, que implica necesariamente compaginar esas áreas con otra de una importancia tan marcada como es la maternidad en la vida de la mujer.

De hecho, la sociedad a nivel general no está mostrando agilidad para asumir dichos cambios pero tampoco las propias familias han sabido adaptarse. Así, tal y como ha explicado la psicóloga Silvia Villares a Protestante Digital, las parejas en general no se han asumido esa nueva realidad, de manera que en muchos casos el peso el cuidado de los hijos y las tareas del hogar siguen recayendo en la mujer, a pesar de las nuevas tareas que se han incorporado a su vida.

De esta manera, en muchos casos no existe una realidad de “responsabilidad compartiva”. Según el estudio, una de las percepciones negativas es precisamente la ausencia de tiempo libre, que se corresponde, según explican las participantes, a poco más de una hora al día. En esta misma linea, la también psicóloga Tamar Araguàs reconoce que la maternidad lleva asociada una serie de obstáculos que hay que saber gestionar y reconoce que desde las instituciones tampoco se están dando facilidades para sortearlos.

Entre estos handicaps, los padres suelen citar la falta de tiempo de sueño, los sacrificios económicos, las dificultades en la comunicación con la pareja, o la sensación de que la maternidad les “roba” el tiempo, entre otros factores.

En cualquier caso, y ante la complejidad de gestionar todos estos factores, ambas profesionales recomiendan que los padres puedan tener momentos de formación y aprendizaje que les permitan lidiar con estas situaciones, encarar la educación de los hijos con mejores herramientas y hacer de la maternidad, en definitiva, una experiencia esencialmente gratificante.

Fuente: Protestante Digital