Hazte socio de radio solidaria

En el libro de Proverbios nos habla de una actitud que debe haber en nuestro corazón siempre "La respuesta amable" Proverbios 15:1 dice "“La respuesta amable calma la ira; la respuesta grosera aumenta el enojo.” Estas son dos actitudes completamente diferentes que podemos tener y las reacciones serán igual de diferentes, ya que la respuesta amable calmará la irá y la respuesta grosera aumentará aún más el enojo de la persona con la que estemos hablando.

Leyendo un poco encontré que en la Universidad de California se han realizado tres diversos estudios, que el ser amable puede provocar en nuestra vida diaria y es un sentimiento de felicidad y satisfacción. También se ha demostrado que a los niños que se les incentiva a actuar con amabilidad, crecen más felices. Siendo amables no sólo vamos a estar más tranquilos y aplacar el enojo de otros, sino también físicamente se ha demostrado que nuestro cerebro segregará endorfinas, las conocidas popularmente como las hormonas de la felicidad.

El conocido Oncólogo Stefan Einhorn escribió en su libro "El arte de la bondad" que la amabilidad crea alegría, salud, bienestar y que las personas amables van formando poco a poco una sociedad más respetuosa, unida y solidaria ante la adversidad, con la que se es capaz de enfrentar las dificultades de manera diferente.

La amabilidad puede contagiarse y crear vínculos tan fuertes que se pueden conservar durante mucho tiempo a través de los recuerdos que vienen a nuestra mente de la respuesta amable de una persona en un momento en particular.