Hazte socio de radio solidaria

Un actitud que debemos procurar tener en nosotros es el vivir con un corazón humilde. Como decía la frase anterior la humildad hace que las personas quieran estar cerca de nosotros, logra que los demás quieran estar con nosotros, esta actitud nos llevará por un camino completamente diferente al que nos lleva a la actitud arrogante y altiva, pero somos nosotros los que escogemos que actitud vamos a tomar ante la vida, un corazon humilde o un corazón altivo.

La palabra de Dios menciona mucha veces la palabra humildad y el ser humilde, porque es un sello que debe relucir en nosotros como cristianos y es una llave que nos abrirá muchas puertas cerradas, la humildad en una personas es una virtud y dejará huella en muchos corazones porque enseña más que mil palabras que podamos decir.

La palabra humildad viene del latín humilitas, que significa "pegado a la tierra", lo que quiere decir que, el que es humilde no puede ser humillado, porque su condición no es altiva.

Qué difícil es ser humilde! Y cuantos nos cuesta bajar la cabeza, aceptar las cosas con alegría y seguir adelante. El camino de la humildad es un camino bastante difícil de caminar, tiene caminos muy largos en los que no se puede ver el final, tiene caminos empedrados y llenos de espinos, por donde duele tanto caminar, no podemos correr porque podríamos hacernos mucho daño, no podemos parar porque es necesario avanzar para salir de allí.

También el camino de la humildad a veces se torna cuesta arriba, todo es subida, difícil, nos faltan las fuerzas, no podemos volver y cada paso que damos es un gran esfuerzo, pero aunque parezca difícil caminar en humildad, el corazón humilde tiene grandes recompensas y sobre todo agrada a Dios.