Hazte socio de radio solidaria

Hablar con la verdad puede ser más que una actitud, es un valor o una virtud. Hablar con la verdad puede ser más que una actitud, es un valor o una virtud, que todos debemos cultivar, pero hablando de nuestras actitudes, debemos tener en nosotros la disposición en nuestro corazón que cueste lo cueste o sea difícil o no debemos hablar siempre con la verdad.

Decir la verdad es coincidir entre lo que decimos y lo que son los hechos o la realidad. Podemos pensar que siempre decimos la verdad, pero esta actitud en el corazón va mucho más profundamente que decir solo la verdad en un momento determinado, es una actitud de vida que desvía mi camino de otras actitudes como lo es: la mentira, la falsedad, la suposición, el engaño, la hipocrecía y la farsa.

Cuando tenemos en nosotros la actitud de hablar siempre con la verdad, no buscaremos otras formas de decir las cosas, evitaremos el hablar mentiras, el hablar cosas que no sabemos si son realmente ciertas, no hablaremos de más o sumando palabras a un hecho, porque entonces deja de ser algo real, evitaremos el engaño, el falso testimonio, el doble ánimo y sobre todo seremos personas verdaderas y en quienes se puede confiar.

La palabra de DIos dice en Proverbios 3:3 "Nunca se aparte de ti la misericordia y la verdad, átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón". Una de las cosas que este verso nos dice es que la verdad debe venir en nosotros atada a nuestro cuello, primero para que sea algo que se vea siempre, cuando lucimos algo en el cuello, una cadena, un collar o una identificación, hacemos notar a quienes tenemos cerca que en nosotros no hay falsedad y luego dice que la escribamos en la tabla de nuestro corazón, para simbolizar que al tener la verdad escritura en el corazón, recordaremos decirla y no anteponer alguna mentira o engañar.

También la palabra de Dios nos hablar en Proverbios12:22 diciendo" Los labios mentirosos son abominación a Jehová; pero los que hacen verdad son su contentamiento", Dios se contenta, se alegra cuando nuestros labios hablan verdad, pero abomina, rechaza y no acepta los labios que hablan mentira.

Hay otra escritura en Proverbios 23:23 que dice "Compra la verdad, y no la vendas; La sabiduría, la enseñanza y la inteligencia." Este verso habla de la verdad como algo muy valioso, que tiene un alto precio y cuando algo tiene mucho valor no la vendemos fácilmente, por ejemplo podemos comprar una casa y venderla, un vehículo y venderlo, pero no podemos comprar un hijo y venderlo, o comprar una persona y luego venderla, no lo hacemos porque una persona tiene mucho valor, vale tanto que no habría dinero en el mundo para pagar el precio de alguien que amamos, por eso compara Él Señor, la verdad con algo muy preciado que si la tenemos no debemos venderla o deshacernos de ella.

Si sabemos la verdad y la tenemos, no podemos venderla y ceder a decir una mentira para obtener algo más, la verdad es valiosa en si y nosotros debemos saber siempre el valor que tiene.

También vivir con un corazón con la actitud de Hablar siempre con la verdad nos lleva a otras situaciones que la palabra nos habla y que nos ayuda a mantener esta actitud no importando la presión o la situación, nuestra actitud debe ser siempre hablar con la verdad.