Hazte socio de radio solidaria

Estudios recientes muestran que todos hacemos algo con una motivación. Todos hemos escuchado frases como "NO hay amor sin interés" o "hay personas que solo te buscan cuando necesitan algo" o "esto lo haces sinceramente o por interés" y es que la actitud que busca con una segunda intención recibir algo a cambio es una actitud que a Dios y a nadie le agrada, por lo que debemos vivir con actitud SIN INTERÉS en el corazón.

Que motiva nuestro corazón? Cuál es el motivo por el que hacemos las cosas? Aceptación? Apariencia? Compromiso? Presunción? Recibir algo a cambio? Todos hacemos las cosas por algo, la motivación que nos impulsa a servir, a dar, a bendecir a otros, a hacerlos felices solamente Dios la conoce. Dios examina nuestros corazones hasta lo más profundo, donde nadie puede llegar, ni siquiera nosotros mismos, Él si sabe lo que motiva y mueve nuestra vida y cada acción que realizamos.

La palabra de Dios es clara en el libro de Proverbios 16:2 "A cada uno le parece correcto su proceder, pero el Señor juzga los motivos.", cada uno queremos dar una impresión o que las personas se hagan un concepto de nosotros, pero solamente Dios sabe los motivos por los que hacemos lo hacemos todos los día de nuestra vida.

Estudios recientes muestran que todos hacemos algo con una motivación, pero de nosotros depende filtrar todas aquellas cosas que hacemos con sincero corazón o solamente para ser vistos, reconocidos, tomados en cuenta o para ganar un nombre.

Es muy triste cuando descubrimos que una persona nos brindado su amistad y cariño, solamente por un interés a algo, quizás por dinero, por fama, por reconocimiento, por conseguir algo a cambio y de la misma forma en la que nos hemos sentido mal, debemos nosotros evitar hacer sentir a otros con nuestras actitudes.

EL primero que nos dio ejemplo de un amor genuino y sin interés fue Jesús, la única motivación que le llevó a la cruz fue Su amor, verdadero, auténtico y eterno por cada uno de nosotros, Jesús no quería impresionar a los hombres, no quería impresionar al Padre, pero sorprendió a todos porque nunca dio un paso atrás fue fiel hasta la muerte y en su muerte tenemos nuestra victoria.

Vivir con actitud en el corazón SIN INTERÉS nos convierte en personas auténticas, íntegras, fieles y verdaderas que en este tiempo no existen muchas, ya que la sociedad en la que vivimos siempre busca algo a cambio, muchas personas en su búsqueda de la felicidad se encuentran con personas que se aprovechan de su necesidad para ganar algo a cambio, pero en nosotros debe prevalecer esa actitud SIN INTERÉS, que muestra el amor de Cristo, su compasión, su perdón, su paciencia, su cuidado y tantas cosas de las que este mundo tiene necesidad.

La escritura nos habla de vivir una vida SIN INTERÉS vamos ver algunas citas bíblicas que nos ayudarán que esta actitud se haga cada día más presente en nosotros o también para que abramos nuestros ojos y nos demos cuenta cuál es la motivación real de nuestro corazón para hacer todas las cosas...