Hazte socio de radio solidaria

Sully de Barra nos presenta este espacio todos los viernes en radio solidaria. Permanecemos en El Señor cada día como aferrados a la roca en medio de un mar turbulento y en el que siempre habrá algo que quiera apartarnos del camino que Dios ha trazado para nosotros. Y un actitud que debemos tener cuando estamos cerca del Señor es tener contentamiento.

Muchas personas afirman "algún día seré feliz" o dicen "cuando tenga todo entonces seré feliz" o aún otras afirman "la felicidad no existe" y es que todos deseamos ser felices, tener alegría en el corazón y vivir una vida tranquila sin insatisfacción. El otro día recibí un mensaje con la frase que decía: La felicidad no es un destino, es la actitud con la que se viaja por la vida", y es que es tan importante pensar que cada día debemos tener esa actitud de contentamiento como lo dice el Apóstol Pablo en el libro de Filipenses 4:11 " pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación."

En un estudio social le hicieron una pregunta a determinado grupo de personas ¿Cuál era el grado de satisfacción con la vida que tenían? A lo que la mayoría respondió que estaban insatisfechos, algunos respondieron que estaban medianamente satisfechos, otros muy poco satisfechos y un escaso número de personas respondió que se sentían contentos con la vida que tenían. Y esto es porque en la vida podemos vivir en cualquiera de los dos extremos: Con insatisfacción o con contentamiento.

Qué significa cada una de estas dos palabras: La insatisfacción es un sentimiento interno que experimenta una persona cuando su realidad no cumple con las expectativas que desea o vive un desencanto personal o frustración por un deseo no cumplido. Por el contrario el Contentamiento es sencillamente una satisfacción interior que no exige ningún cambio en las circunstancias externas.

Podemos permanecer cerca del Señor, decirle que le amamos, que le servimos y que estamos llevando una vida de acuerdo de Su voluntad, pero podemos cuál es nuestra forma de ver la vida tenemos Insatisfacción o tenemos contentamiento.

Cuando estamos permanentemente cerca de Dios, el gozo que sobrepasa todo entendimiento guarda nuestros corazones y pensamientos en Dios de tal manera que no hay lugar para la insatisfacción, sino que vivimos el contentamiento que Dios quiere que tengamos en cualquiera que sea nuestra situación porque nuestro gozo, alegría y felicidad no depende de lo que está pasando a nuestro alrededor, sino de lo que sucede en nuestro interior, que gozo de Dios llenando cada aspecto de nuestra vida, donde no nos hace falta nada porque le tenemos a Él.