Hazte socio de radio solidaria

La nueva película del interesante director escocés Kevin Macdonald es un emocionante documental sobre Bob Marley. Su corta vida está llena de sucesos dramáticos que han alimentado toda una leyenda, por la que ha llegado a ser una especie de santón del movimiento rastafari. A lo largo de dos horas y media, vemos cómo el músico jamaicano llegó a creer que el emperador Haile Selassie era el Dios encarnado, el rey de Reyes y el león de Judá, Etiopía la tierra prometida y fumar marihuana una forma de oración.

El realizador de El último rey de Escocia -galardonada con un Oscar por la interpretación de Forest Whitaker como Idi Amin- tiene una larga carrera de documentalista en televisión. Nieto del legendario productor británico Emeric Pressburger, se ha hecho una reputación con filmes que recuerdan al cine de los setenta como la conspiratoria versión americana de la serie de la BBC La sombra del poder, o el magnífico péplum La legión del águila, que es como un western de romanos. Ahora entrevista a la familia, los amigos, músicos y productores de Marley, siguiendo su trayectoria desde una granja de Jamaica hasta los escenarios de todo el mundo.

Bob Marley (1945-1981) se ha convertido en un icono global, que va más allá de la música reggae. Es un símbolo universal del sufrimiento, la lucha y la supervivencia. La película comienza por eso en el Castillo de Cabo Corso en Ghana, donde a mediados del siglo XIX diez mil esclavos africanos eran vendidos cada año. Tras atravesar las Puertas de No Retorno, donde los prisioneros eran llevados dentro de los barcos para emprender la travesía trasatlántica, la cámara nos lleva a un concierto de Marley, donde le vemos moviendo sus tirabuzones al ritmo de Éxodo.

A Macdonald no le interesa sólo la música, sino también la política y la religión de Marley. Para los rastafaris, Sión está en África. No es un estado superior de conciencia, sino la liberación política que viene por un Éxodo de la horrible pobreza, heredada de la esclavitud de Babilonia. Allí han sido "extranjeros en una tierra extraña", como descendientes de los esclavos de la costa oeste de África, transportados al otro lado del océano para trabajar en las plantaciones.

¿QUÉ ES EL RASTAFARIANISMO?

"Estamos hartos", canta Bob Marley, "de oír: ¡Muere y ve al Cielo, en nombre de Jesús!" (Get Up Stand Up / Levántate). El rastafarianismo es un movimiento que nace en Jamaica como una reacción al Evangelio predicado por los misioneros blancos. Cita pasajes de la Biblia, pero proclama sobre todo la supremacía de la raza negra. Tiene sus raíces en 1914, cuando un sindicalista jamaicano llamado Marcus Garvey, que había nacido en 1887, funda la Asociación Universal para la Mejora del Hombre Negro. Fue él quien vio Etiopía como la cuna de una civilización superior, compilando una Biblia negra para demostrar que Dios y sus profetas eran todos negros.

Esta enseñanza fue luego desarrollada por Leonard Howell, que es el verdadero fundador del rastafarianismo. Pero fue la música de Bob Marley, con su ritmo hipnótico de reggae, la que difundió esta religión caribeña por todo el mundo. Considerado por los rastas como profeta, curandero y sacerdote. Cuando murió en 1981, le hicieron un funeral de estado, exponiendo su cuerpo en un féretro abierto, que fue contemplado por miles de jamaicanos en el estadio oficial de su país. En Éxodo (1977), una de sus canciones más conocidas, describe así la esperanza de redención rastafari: "Abre tus ojos y mira dentro de ti / ¿Estás satisfecho con la vida que llevas? / Sabemos a dónde vamos / Sabemos de dónde venimos / Estamos dejando Babilonia / Vamos a la tierra de nuestro Padre."

Cuando el rock se había acomodado a la industria, el reggae apareció como una música auténtica, que igual que el blues era una respuesta a la pobreza, la explotación y falta de expectativas de la gente de raza negra. Tiene desde el principio un origen religioso, que utiliza la droga como ritual, al mismo tiempo que da un aire marginal a sus seguidores, fácilmente reconocibles por sus peculiares rizos de pelo en espiral. Los rastas se ven a sí mismos como los nuevos hijos de Israel que, cautivos en tierra extraña, esperan el salvador que les lleve a la tierra prometida.

El rastafarianismo utiliza la Biblia, pero de una forma muy selectiva. Hablan del Éxodo, cantan Salmos (uno de ellos, el Salmo 137, inspiró la famosa canción de Boney M, Por los ríos de Babilonia), pero como a tantas sectas, lo que les entusiasma es el Apocalipsis, al que se refieren una y otra vez al hablar de la destrucción de Babilonia. Marley solía llevar su Biblia de los Gedeones -organización evangélica que distribuye copias de la Escritura gratuitamente- a todos los sitios, de la que cita muchos pasajes, animando a otros a leerla. Cuando estaba bajo el efecto de la droga, se colocaba su biblia con el Salmo 23 abierto sobre el pecho.

¿REY DE REYES Y LEÓN DE JUDÁ?

Bob Marley creía que "si Dios no me hubiera dado una canción que cantar, no tendría ninguna canción que cantar". Entonces "sabría que había acabado su obra cuando se sintiera satisfecho y cansado, al verle Dios y decirle, esta es la redención, sabes, nadie puede pararla ahora". Mientras, su legado continúa vivo con seguidores en todo el mundo. Su álbum recopilatorio, Legend, se considera uno de los discos más vendidos de toda la Historia.

Los rastas creen que en el Salmo 68, Dios (al que suelen llamar JAH, que es una contracción del nombre de Dios en la Biblia, que traducimos como Jehová o Yahvéh) anuncia, según una profecía de Garvey en 1924, que vendría un salvador que sería rey en África. Seis años más tarde fue coronado Haile Selassie en Addis Abeba, tomando el titulo de Rey de reyes y León de Judá. Este monarca africano pretendía descender del rey Salomón. Su verdadero nombre era Tafari, y había heredado el título de Ras (algo así como duque) de su familia. De ahí viene el nombre de Ras Tafari. Los rastas le ven como Dios y hombre, siendo adorado como si fuera Cristo.

Haile Selassie visitó una vez Jamaica en 1966, siendo recibido por una multitud de cien mil personas que le esperaban en el aeropuerto, pero no dijo una palabra sobre su divinidad. Murió en 1975, pero los rastas creen que todavía vive, y regresará para llevarse a sus fieles a la tierra prometida. Las primeras palabras de Marley, cuando comenzaba sus conciertos, eran siempre: "Saludos en el nombre de Selassie JAH Ras Tafari, siempre vivo, siempre fiel, siempre verdad". Y a menudo colocaba la imagen del rostro del emperador detrás del escenario.

FALSA ESPERANZA

Bob Marley nació en 1945 de una mujer que quedó embarazada de un militar blanco. Su madre pertenecía a una iglesia que mezclaba el pentecostalismo con creencias animistas africanas, pero su abuelo era un hechicero en la tradición de sus antepasados tribales. Se formó así como curandero, pero su medicina era la música, y su meditación la yerba. Leía las manos desde niño, por lo que decían que podía reconocer tu pasado, y anunciarte el futuro.

Los rastas creen que a los 32 años predijo su propia muerte, después de tres años de ministerio, como Cristo. Su canción Emboscada en la noche ve como un asesinato, en que aparece disparado en su casa de Kingston. Es verdad que intentaron matarle en 1976 -no se sabe si por razones políticas, o por estafas en apuestas hípicas-, pero murió de cáncer en Miami en 1981 -aunque tres de sus músicos tuvieron muertes violentas-.

Más allá de sus calamidades personales, Marley se veía como un profeta que anunciaba la caída de Babilonia. Había sido muy influenciado por La agonía del planeta tierra de Hal Lindsay, un libro evangélico que también interesó a Bob Dylan en 1979. Pero el rastafarianismo mantiene una falsa esperanza, ya que Haile Selassie no va a regresar para llevar a nadie a ninguna tierra maravillosa. Las drogas producen ese tipo de ilusiones. Con ellas se experimenta cierta paz, pero lo que hacen es distorsionar tu percepción de la realidad con vanas promesas de armonía humana.

Selassie no era ninguna reencarnación de Jesús. Ya que no hay otra liberación para el mundo que la que Cristo ha traído. Pero no olvidemos que el Evangelio no es sólo para blancos. Cristo Jesús es el único camino hacía Dios (Hechos 4:12), para toda persona de cualquier raza o nación (17:24-30). ¡Él es el verdadero Salvador del mundo!