Hazte socio de radio solidaria

Fernando Ramírez nos compartirá sobre la doctrina de los últimos tiempos en el espacio de "Escuela Bíblica".

Podemos definir el infierno como sigue: El infierno es un lugar de castigo consciente y eterno para el malo. Entendiendo malo a aquel que no conoce a Cristo de manera personal ni lo reconoce como su Señor y Salvador.

La Biblia enseña en varios pasajes de manera explícita y detallada que hay tal lugar como por ejemplo:

- Al fin de la parábola de los talentos el amo les dice: «Y a ese siervo inútil échenlo afuera, a la oscuridad, donde habrá llanto y rechinar de dientes» (Mt 25:30). Esta es una de las varias indicaciones de que habrá conciencia del castigo después del juicio final.

- De modo similar, en el juicio el Rey les dirá a algunos: «Apártense de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles» (Mt 25:41), y Jesús dice que los condenados así «irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna» (Mt 25:46). En este pasaje, el paralelo entre «vida eterna» y «castigo eterno» indica que ambos estados no tienen fin.

- Jesús se refiere al infierno como «el fuego [que] nunca se apaga» (Mr 9:43) y dice que el infierno es un lugar donde «su gusano no muere, y el fuego no se apaga» (Mr 9:48).