Hazte socio de radio solidaria

Deducción e inducción son dos tipos de lógica o razonamiento. Ambas metodologías se emplean por cristianos para estudiar la Biblia, pero normalmente no estamos conscientes de cómo cada método afecta nuestro estudio y nuestras conclusiones.La luz de nuestro criterio, el razonamiento deductivo es un método inferior para estudiar la Biblia.

El Razonamiento Deductivo

En general, el razonamiento deductivo comienza con una idea conocida y aceptada. Este entendimiento existente entonces se compara a una situación particular, y una conclusión se forma. La base para esta conclusión es el hecho de que la idea general es verdad, y que la situación específica compara con esa idea. Se puede decir que la idea general controla, o por lo menos fuertemente influye la manera que miramos una situación particular. Por ejemplo, ya que las escaleras cubiertas de nieve normalmente son resbaladizas, nos acercamos a ellas con precaución- aunque nunca nos hubiéramos resbalado en estas escaleras particulares. Nuestra experiencia general con escaleras cubiertas de nieve nos dirige a esta conclusión lógica y razonable.

El Estudio Bíblico Deductivo

Cuando estudiamos la Biblia, es importante comprender lo que Dios está diciendo, en vez de imponer nuestro entendimiento al texto. En ocasiones cuando no podemos entender un versículo difícil, nuestro primer paso debe ser orar, meditar en el versículo y volver a leerlo continuamente para tratar de comprender lo que nos quiere decir. Si nos rendimos rápidamente y suponemos que es “exactamente como otros versículos similares”, podemos distorsionar seriamente la Palabra de Dios.

Por ejemplo, diez de once veces el Nuevo Testamento emplea la palabra “levadura” para referirse al pecado. Por eso sería lógico suponer que la undécima vez (Mat 13:33) también se refiere al pecado. Esto sería un error. Un análisis del contexto muestra que en este versículo, se refiere al Reino de Dios.

La deducción es el Método “más común”

Como resultado, pocos aprenden mucho de la Biblia. Ya que llegan a la Escritura con un entendimiento preconcebido de lo que significa, no pueden notar y aprender de los detalles de un texto en particular o de las ideas que el Señor quería comunicar.