Hazte socio de radio solidaria

La Apologética consiste en defender nuestra fe ante aquellos que nos demandan razón de ella. Una rápida definición de evangelización podría ser «invitar a alguien a que se convierta al cristianismo». Entonces, la Apologética consistiría en allanar el camino para poder realizar esa invitación.

La evangelización podría definirse como ofrecer a alguien algo de pan. Y la Apologética, persuadir a este alguien de que el pan está a su alcance y que es bueno para comer. La Apologética subraya la racionalidad y sentido común, y el atractivo de la fe cristiana; la evangelización ofrece esa fe.

Desde el punto de vista histórico, Kähler argumentaba que, en la iglesia primitiva, la misión fue la “madre de la teología”. Los primeros teólogos “escribieron en el contexto de una ‘situación de emergencia’ de una iglesia que, debido a su encuentro misionero con el mundo, se vio forzada a hacer teología”.

En lugar de ser algo que la iglesia emprendió desde una posición relajada y de poder, la teología (conocer a Dios) fue una parte integral de la iglesia en su tarea de expandirse (dar a conocer a Dios) a situaciones culturales nuevas y concretas.