Panteísmo: ¿Y si el mundo es Dios? Las religiones orientales son el asiento del pensamiento panteístico desde hace mucho tiempo, filosofía que está entrando a Occidente por medio del movimiento de la Nueva Era, bajo la forma de yoga, meditación, dietas macrobióticas y canalización. El enfoque central del panteísmo es que todo es Dios y Dios es todo.

El planteamiento fundamental del panteísmo es que Dios y la naturaleza son una sola y la misma cosa. No se trata de una forma del politeísmo, en la que a cada aspecto de la naturaleza se le asigna una deidad.

Por el contrario, todo lo que existe forma una unidad, a la que puede llamarse Dios. Esto incluye los objetos, las leyes naturales, los cuerpos astronómicos, y el ser humano mismo.

Así, el panteísmo no propone a un Dios como una entidad específica cognoscible, alcanzable mediante algún tipo de método. En su lugar propone la idea de una suerte de espíritu de la naturaleza, invisible y omnipresente.

Además del hinduismo, taoísmo y algunas formas del budismo, el panteísmo es también el punto de vista de religiones occidentales como la «ciencia cristiana», unitarismo, cienciología y la teosofía.

Inclusive algunos de los primeros filósofos griegos eran panteístas, como ciertos pensadores europeos posteriores, G.W.F. Hegel y Benedict de Spinoza, entre ellos. Esta cosmovisión ha sido recientemente popularizada por las películas de la serie de La guerra de las galaxias.