Hazte socio de radio solidaria

Pequeños pensamientos que nos acompañarán en la lectura de cada día con los que el lector aprenderá acerca de los valores en el Señor. Escuchar, comunicar e identificar el problema pueden ayudarle a lidiar con los compañeros difíciles en la oficina.

La integración de personas con culturas y experiencias disímiles es el desafío que a diario se vive en el ámbito laboral. Pocas veces se tiene la posibilidad de escoger a los jefes, compañeros o subordinados, que además tienen diversidad de caracteres, formas de ver la vida y métodos de trabajo.

Esto puede ocasionar conflictos que en ocasiones alcanzan dimensiones que amenazan las metas comunes que se fijan las compañías. También puede ser un dilema para la organización, cuando un colaborador con un carácter o personalidad difíciles resulta muy eficiente desde el punto de productividad.

Normalmente las personas “difíciles” afectan el ritmo de trabajo, influyen en la normal comunicación al interior de las organizaciones, incomodan a sus compañeros o simplemente hacen resistencia de forma pasiva.