Hazte socio de radio solidaria

Cuando el fundador ya desarrolló su empresa debe planificar la sucesión, ya que es un proceso que implica tomar decisiones muy difíciles porque podrían no sólo dañar la empresa si no también afectar la relación familiar.

Esto es sin duda un tema trascendental en la vida de la empresa familiar: un cambio generacional y la decisión y preparación del fundador para entregar el mando empresarial a algún miembro de la familia o, dadas las circunstancias, a un tercero.

Entre los miedos más comunes que enfrentan quienes han creado una empresa están ceder el control, dejar el poder, la incertidumbre del retiro y los problemas que se provocarán en el núcleo familiar.

Si el fundador no se quiere retirar y los hijos no quieren estar juntos en la empresa, por muy crudo que suene es mejor que cada uno de los hijos continúe con su camino y una vez que el jefe de familia muera se venda la empresa. Si el escenario es diferente y a los hijos les interesa trabajar juntos en la empresa familiar, pueden acordar manejarla de alguna manera que sea del agrado de todos.

Que el hombre trabaje con sabiduría, y con ciencia y con rectitud, y que haya de dar su hacienda a hombre que nunca trabajó en ello! También es esto vanidad y mal grande. (Eclesiastés 2:21:)