Ya se trate de trabajo, familia, ministerio o actividades recreativas, todo lo que hacemos se conecta con el propósito de Dios para nuestra vida, y debe ser agradable a Él. Cada esfera de nuestra vida debe ser una expresión de esa relación divina).