Hazte socio de radio solidaria

La Biblia dice que aunque merecemos la pena de muerte por nuestro pecado, Jesús pagó el castigo. Él murió en lugar nuestro. Tres días después, Jesús resucitó de entre los muertos, demostrando que el pecado había sido conquistado.