Hazte socio de radio solidaria

La corrección del Señor es para restauración, es para acercarnos más a él. Él no nos deshecha. Nuestro Alfarero, con todo Su trabajo en nuestras vidas, nos está formando para ser instrumentos para honra, santificados, útiles al Señor, y dispuestos para toda buena obra (2 Timoteo 2:21).

A través de nosotros, Sus vasos de barro, quiere mostrarle al mundo el tesoro de la gloria de Jesucristo, y la excelencia de Su poder obrando en nosotros (2 Corintios 4:6,7).