“Todo el que diga una palabra contra el Hijo del Hombre podrá ser perdonado, pero al que blasfeme contra el Espíritu Santo no se le perdonará”. Blasfemar contra el Espíritu Santo es sencillamente negarse a ser salvado por Dios, rechazar su amor, su cariño y su perdón. Es negarse a ser perdonado.