Hazte socio de radio solidaria

Sólo deberíamos ministrar allí donde Dios nos da instrucciones claras de que lo hagamos. Si te sientes abrumado… a lo mejor estás haciendo más de lo que Dios te pide. Ora acerca de las tareas que tienes entre manos, a fin de que ni tú ni los que te rodean perdáis lo mejor de Dios para vosotros.”