Los recuerdos no mueren, los recuerdos son la raíz del alma y el nutriente de nuestros actos presentes. No se recuerdan los días, se recuerdan los momentos.