La oración más poderosa para recibir salud o cualquier favor de parte de Dios, no es una oración aprendida de memoria, sino aquella oración sin palabras que sale de un corazón que realmente lo necesita.