Es hora de empezar a cultivar una bondad serena, fuente de sonrisas sinceras. Porque la autenticidad de la sonrisa no procede de una ingenuidad ante la vida, ni de un ilusionismo irreflexivo y menos aún de una actitud poco seria ante la realidad