Hazte socio de radio solidaria

El embajador de Estados Unidos en Israel, David Friedman, criticó duramente a la ONU el lunes por su parcialidad antiisraelí, aprovechando la ocasión de Janucá para resaltar el legítimo reclamo de Israel sobre Jerusalem.

Friedman, el primer embajador de Estados Unidos que sirvió en la embajada recientemente inaugurada en Jerusalem, tuiteó: “Hace más de 2.000 años, los patriotas judíos (Macabeos) capturaron Jerusalem, purificaron el Templo Sagrado y lo rededicaron como una casa de culto judío. La ONU no puede rechazar los hechos: Jerusalem es la antigua y moderna capital de Israel. ¡Feliz Janucá a esta ciudad bendita!

Friedman, quien es judío, se encuentra entre los socios cercanos del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y es considerado muy pro-Israel. Se desempeñó como asesor de Trump en asuntos relacionados con Israel durante su campaña presidencial.

En diciembre de 2017, Trump revirtió décadas de la política estadounidense al reconocer oficialmente a Jerusalem como la capital de Israel. Varios meses después, inauguró una nueva embajada en la ciudad.

Estas decisiones provocaron la condena de los Estados árabes y otros países, y la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución no vinculante que condenaba la postura de Trump en Jerusalem. Los Estados Unidos reaccionaron enojados ante esto, con Trump prometiendo “apuntar los nombres” de aquellos que votaron en contra de los Estados Unidos.

El domingo, Trump envió un saludo de Janucá en el que se comprometió a defender a los judíos y sus tradiciones. “Melania y yo enviamos nuestros más cordiales saludos a nuestros hermanos y hermanas judíos en los Estados Unidos, en Israel y en todo el mundo que celebran Janucá”, escribió Trump.

“Durante ocho noches, las familias y los amigos judíos se reunirán para participar en la iluminación de la menorá. Esta tradición especial comenzó hace más de 2.000 años durante la nueva dedicación del Templo Sagrado de Jerusalem, que siguió un período difícil en el que los judíos fueron perseguidos por practicar su fe”.