Hazte socio de radio solidaria

​La fiesta de Purim se festeja todos los años el día 14 del mes hebreo de Adar.

La palabra compromiso procede del latín compromissum, es usada para describir una transacción pactada entre dos personas por medio de un depósito que ambos hacían a una entidad de arbitraje comercial. En caso de un litigio entre ambos compromisarios, recurrían a esta entidad que daba su veredicto entre los dos socios.

Desde el punto de vista espiritual, el compromiso es la entrega que hacemos de nuestra vida en las manos de Dios como un depósito para que Él sea el árbitro legal, con plena autoridad para dictaminar si la fidelidad que hemos pactado con Él y su Obra sigue invariable dentro del marco inicial.

En el evangelio de Juan 5:35, Jesús resumió el ministerio de Juan el Bautista con estas palabras: «Él era antorcha que ardía y alumbraba; y vosotros quisisteis regocijaros por un tiempo en su luz». En la Versión la Biblia del Oso, leemos: «Él era candil que ardía, y alumbraba; mas vosotros quisisteis engreíros por un poco a su luz».

El Señor Jesucristo quiso aclarar a los que cuestionaban su proclamación como el Mesías y como el Hijo de Dios, recordándoles que Juan el Bautista fue el primero en proclamar esta verdad, pero que a pesar de las cualidades incuestionables de Juan, su integridad moral y espiritual, así como la evidencia de un ministerio ungido por Dios que los conmovió, pero, tampoco le creyeron.