Hazte socio de radio solidaria

Abigail: Una mujer bella y con sabiduría.

Abigail estaba casada con un hombre rico y debe haber gozado de los beneficios de un estilo de vida opulento, pero su esposo rico, Nabal, era tonto, descontrolado y cruel.

El nombre de Abigail (heb. אֲבִיגַיִל) se deriva de dos palabras hebreas: “padre” y “felicidad”, y significa, en español: “la felicidad de mi padre”. Puede que ella haya sido la causa de felicidad en la casa de su padre, pero su matrimonio no debe haber sido feliz.

El nombre de Nabal (heb. נָבָל) significa “tonto” o “descriteriado” en español. Como adjetivo, esta palabra es usada especialmente para referirse a personas que no tienen una percepción de los derechos éticos o religiosos. Es un nombre apto para este tipo de carácter, el cual tipifica tal comportamiento (Ver nota al pie, acerca de 1° Samuel 25).

Nabal no se dio cuenta de que David y sus hombres habían estado protegiendo a sus pastores. David le envió diez mensajeros, y ellos le contaron a Nabal como ellos habían protegido a sus pastores. Pero él reusó proveerles el alimento que los mensajeros solicitaban. Él incluso les gritó violentamente (1°Samuel 25:14). Nabal, había insultado profundamente a David, y David responde preparándose para una masacre (1° Samuel 25:13, 22).

Abigail era la encargada de una gran casa (habitantes y sirvientes). Tenía muchos siervos quienes confiaban en ella y la seguían. Uno de ellos le cuenta cómo Nabal ha insultado a David, y le informa del peligro que ahora enfrentan. Los siervos de Abigail, hombres y mujeres, rápidamente le ayudan en su plan decisivo para aplacar la ira de David.

Abigail no solo fue inteligente y hermosa, sino también valiente. Hubiera sido una hazaña enfrentar a David y cuatrocientos de sus hombres que habían sido insultados y estaban decididos a vengarse con sus espadas en mano. Sin embargo, Abigail se acercó a David y, con gran diplomacia, y humildemente le ofreció una “ofrenda de paz”. Ella proveyó abundancia de alimentos para David y sus hombres. Su rápida acción salvo a su casa del desastre y retuvo a David y a sus hombres de provocar un derramamiento de sangre innecesario.

Ella fue también valiente considerando que sus acciones podrían haber sido encontradas inapropiadas por su marido y podría haber tenido que enfrentar su mal temperamento. Al día siguiente, Abigail le contó a Nabal todo lo que ella había hecho. Afortunadamente Dios la libró de la ira de Nabal. Él por su parte inmediatamente tiene un ataque cardíaco y muere diez días después.