Hazte socio de radio solidaria

¿Estás en el desierto? Cruzando el desierto.

“El desierto es un lugar árido, inhóspito, no hay en el agua, ni alimentos y no se puede cultivar nada en el. No hay pastos, ni una sombra para mitigar el calor, no hay camino visible, es un lugar difícil para sobrevivir, quien no conoce el camino y es inexperto, seguro que no saldrá vivo de ese lugar”

Para el pueblo de Dios, quienes habían sido rescatados de la esclavitud de Egipto, el desierto era un paso necesario, planificado por Dios, para que alcanzaran su libertad definitiva y se establecieran plenamente en la voluntad de Dios como nación, y llegasen a ser un pueblo modelo para bendición de todas las naciones de la tierra. La experiencia de ese pueblo es una figura de nuestro caminar cristiano.

Quienes experimentamos la maravillosa salvación de nuestro Dios y hemos nacido como hijos de Dios, el paso por el desierto no es una opción, Dios lo planificó de esa forma, porque no existe otra manera para que El nos pueda establecer como hijos maduros y como su pueblo sobre esta tierra, e introducir en la herencia y bendición de su Hijo. Es un periodo de prueba con el propósito de que conozcamos a quien nos llamó, conozcamos a satanás nuestro enemigo, y nos conozcamos a nosotros mismos.