Hazte socio de radio solidaria

La participación de las mujeres en la vida de la Iglesia está todavía lejos de ser plenamente efectiva.

Hoy día existen muchas controversias sobre el rol de la mujer y su liderazgo dentro de la iglesia, principalmente debido a las diferentes opiniones de muchos y la falta de una correcta interpretación de la Palabra. La controversia se divide en 2 posiciones principales: aquellos que creen que la mujer no debe ejercer ningún tipo de liderazgo o servicio en la iglesia y aquellos que entienden que sí.

Del primer grupo no diremos mucho, y es difícil ver cómo reconciliarían su postura con todo el consejo de Dios. Ahora bien, los que entienden que la mujer sí puede ejercer liderazgo dentro de la iglesia pertenecen a uno de dos campos: egalitarianismo y complementarianismo.

Es evidente que la mujer de Proverbios 31 es una persona muy inteligente, con muchas capacidades, incluyendo el liderazgo y los negocio. Las diferencias en el liderazgo entre hombres y mujeres están en las formas de liderar.

El hombre por naturaleza es más racional, y su forma de liderar es más con confrontación y/o con poder. Por su parte, en la mujer el liderazgo se muestra más en su capacidad de influenciar aquellos que están a su alrededor.