Hazte socio de radio solidaria

Antivirus es una visión de los hechos contrastada con la palabra de Dios con Diego Acosta. A veces escuchamos conversaciones casi en forma obligada, por la poca prudencia de los interlocutores. Fue así como me enteré que había un cierto debate en torno a ser instrumentos de Dios. En principio había acuerdo en que todos deberíamos estar preparados para ser utilizados sin reservas.

Esta aparente coincidencia, quedó expuesta a la controversia, cuando dos hermanos siguieron hablando del tema. Recuerdo que uno decía, que también era legítimo aspirar a ser un instrumento del mayor nivel posible. Y argumentaba que para eso él se había preparado durante mucho tiempo, estudiando y trabajando para la Obra del Supremo. El otro le respondió, que esa era una forma de esconder la propia vanidad, de pretender ser mejor que los demás, aún exponiéndose a aspirar a cosas distintas de las que el Eterno podía disponer.

Mientras la discusión seguía, me pregunté con la mayor crudeza, acerca de lo que pensaba sobre el tema del debate.

Y debo confesar, que debí pedir perdón al Creador, porque en algún momento de mi vida, también pensé que podía ser una forma de instrumento superior. Pobre de mí. Había olvidado que la única Honra verdadera que recibimos los hombres, es la de quién nos ha dado la vida.

Proverbios 29:23: "La soberbia del hombre le abate; Pero al humilde de espíritu sustenta la honra".