Hazte socio de radio solidaria

Antivirus es una visión de los hechos contrastada con la palabra de Dios con Diego Acosta. En el mundo existe una exaltación de lo personal que puede llegar a asombrar, pero no es otra cosa que la obra pertinaz y exitosa de lo que se llama humanismo.

Como bien se afirma en Eclesiastés, no hay nada nuevo bajo el sol y en estos tiempos volvemos a elevar al hombre por sobre todas las cosas, como comenzara a hacerse en los centenios de 1.300 y 1.400.

Pero aplicado a nuestros días todo está potenciado al máximo y en los sencillos argumentos publicitarios aparecen las frases: Porque yo lo valgo, porque me lo merezco...

Repetidos una y otra vez estos argumentos parecen penetrar en la mente y los corazones de muchos hombres y mujeres, que adoptan estos mensajes como si se tratara de una auténtica doctrina de vida.

Si esto es tremendo, no lo es menos que los quienes nos llamamos hijos de Dios, también aceptamos estos criterios que nos alejan de las enseñanzas que hemos recibido.

¿Merezco? ¿Alguien puede decir que se merece algo, delante del Eterno? Porque yo lo valgo, se puede argumentar delante del Todopoderoso?