Este es el mensaje que Miguel Díez ha compartido en el pasado Retiro de mujeres Esther (noviembre 2018).

Por tanto, ofrezcamos continuamente mediante El, sacrificio de alabanza a Dios, es decir, el fruto de labios que confiesan su nombre. Y no os olvidéis de hacer el bien y de la ayuda mutua, porque de tales sacrificios se agrada Dios.…