Hazte socio de radio solidaria

Vemos en todos los relatos de los evangelios, la horrible condición en la que se encuentran las personas que están poseídas por demonios. No subestimemos el poder de Satanás y su ejército de demonios. Actúan en las personas para pecar contra Dios y alejarlas de Él, e incluso se atreven a poseerlas y tomar dominio de sus vidas, mentes y corazones atormentándolas.

El caso de María tuvo que ser horrible. No tenemos detalles pero podemos imaginar. Tampoco sabemos cómo Jesús la sano, pero sí tenemos relatos de cómo Jesús echó fuera demonios de muchas personas y de diferentes maneras. Los mismos demonios le obedecen y el cambio que se produce en las personas es radical. Podemos imaginar a una María atormentada y desvariando, y al tener el encuentro con Jesús, podemos verla sana, en su sano juicio, sosegada y tranquila siguiendo a su Salvador.

Quizás tú pienses que como no estás endemoniada, no necesitas ningún cambio en tu vida, pero te engañas. Porque por naturaleza todos somos pecadores y estamos alejados de Dios. Tu vida por muy respetable que sea, si no has tenido un encuentro con Jesucristo de manera personal, estás en una condición terrible, estás perdida y en condenación. Tienes que ir a Dios y pedirle que te cambie y te de un corazón nuevo. Necesitas a Cristo como tu único y solo salvador.

Espacio del devocional de amigos con la participación de Izaskun Zárraga.