Cumplir tu misión –traer personas a Dios—es el quinto propósito de Dios para tu vida. Hay varias razones por las que debes tomar en serio esta misión. Continuar la misión de Jesús en la tierra es un mandamiento.

La Gran Comisión fue asignada a cada seguidor de Cristo. Quizás tú eres el único cristiano que algunas personas conocerán y tu misión es hablarles de Jesús. Tu misión es un privilegio maravilloso. Aunque es una gran responsabilidad también es un honor increíble ser usado por Dios.

Tu misión es lo mejor que puedes hacer por una persona. Tenemos las buenas nuevas y compartirlas es el acto de bondad más grande que podemos hacer. Tu misión tiene un significado eterno. No podrás hacer ninguna otra cosa que importe tanto como ayudar a las personas a establecer una relación con Dios. Tu misión da significado a tu vida.

No solo una persona va el cielo por tu causa, tu vida no puede considerarse un fracaso. El tiempo de Dios para la conclusión de la historia está vinculado con la culminación de nuestra comisión. Jesús no vendrá hasta que cada una de las personas que Dios quiere que oigan las buenas nuevas las hayan oído.