Hazte socio de radio solidaria

“Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.” Salmos‬ ‭23:4‬ ‭RVR1960‬‬‬‬

Se podrían considerar instrumentos básicos del pastor de ovejas. Las imágenes de un pastor y su tarea cotidiana, da a los salmos abundante significado; sobre todo considerando los salmos de David, quien antes que rey fue pastor.

La vara y el cayado podrían considerarse diferentes piezas o dos en una. La vara era una pedazo de madera o rama recto de quizá menos de un metro que el pastor usaba para dar golpecitos y redireccionar a las ovejas a su camino cuando alguna se salía de la ruta.

El cayado era una vara de dos metros con una especie de orqueta o gancho en el extremo superior, que tenía múltiples usos: entre ellos servía de apoyo al pastor en su caminar constante a la vez que servía como herramienta de extensión de sus manos al cuidar a las ovejas que se iban a un hoyo, se caían, o se acostaban y no se podían levantar. También lo podían usar como arma contra animales peligroso; para ahuyentarlos.

Ya teniendo en la mente el uso de esta imagen, podemos ir al sentido del texto:

La vara del pastor de pastores, Dios mismo, es la constante disciplina que él mantiene en medio de su rebaño. Dios nos disciplina por amor y como una clara alusión que somos de su propiedad.

“Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. Hebreos‬ ‭12:6‬ ‭RVR1960‬‬‬‬

Hebreos también nos recuerda que la disciplina en el momento no es agradable pero su fin es paz. El pueblo de Dios debe vivir en La Paz de Dios, y todo lo que interfiere con esa paz debe ser removido, y a veces es necesario que sea a golpe de vara.

Luego está el cayado del pastor, esa parte que representa el cuidado protector del pastor. Con este extremo curvo, los pastores lo esxtendian para auxiliar a ovejas en situaciones en que el pastor no podría bajar por ellas, también las sostenían entre las rocas mientras podían maniobrar para rescatarlas. Lo usaban también para amedrentar depredadores potenciales, y lo usaban para palanquear ovejas que por su peso no podían levantarse. También para auscultar entre la lana y ver posibles parásitos y heridas. Era la herramienta de la vida.

El cayado de Dios está relacionado con su cuidado constante y proyector, aún en el valle de sombra y de muerte.

No debemos olvidar quien es Dios para nuestras vidas: es quien nos ama y reclama con celo a través de la disciplina y es quien vela por nuestra salud integral por medio de su poderoso cuidado.