Hazte socio de radio solidaria

La Gracia es un regalo de Dios para todo aquel que cree en Jesucristo. Por lo tanto, al igual que la Fe, solo mediante ella seremos salvos.

El término más utilizado para definir «Gracia» en el Antiguo Testamento era el Hebreo «Hen», mientras que en el Nuevo Testamento era el Griego «Charis». Estos términos originalmente significan «favor» o «bondad», en especial si esta ha sido ganada sin merecerla.

La Gracia de Dios en la Biblia se usa para describir unos de los principales atributos de Dios (1 Pe 5:10). Esta Palabra se usa para indicar el favor gratis o inmerecido de Dios para con el hombre (Ro 3:24-26, Ef 2:8-9). Otra forma de describir «La Gracia», es que Dios escoge bendecirnos en lugar de maldecirnos, mediante la fe en el sacrificio de Cristo en la Cruz.

El primer ejemplo de Gracia que encontramos en el Antiguo Testamento, es como Dios sacrificó un animal para cubrir el Pecado de Adán y de Eva (Ge 3:21). Siendo esto sombra del Sacrificio de Cristo en la Cruz por los pecados de la humanidad y la máxima revelación de la Gracia Divina (Jn 1:14, 17).

El Creyente experimenta la «Multiforme gracia de Dios» en gran variedad de circunstancias, como la salvación (Ef 2:8-9), santificación (6:14, 19, 22), servicio (2 Co 2:9) e incluso en nuestra debilidad (2 Co 12:9).

La Gracia de Dios no tiene límites y concede salvación para todos los que se acercan a Dios por medio de Jesucristo.