Hazte socio de radio solidaria

Dios usa su Palabra para enseñarnos y prepararnos de tal forma que podamos cumplir con los planes que tiene para nosotros aquí en la tierra. Así como Dios levantó a Abraham para ser padre de una nación (Ver Génesis 17), Él puede levantarte cuando te ha pulido y enseñado, porque tu corazón ha sido moldeado para ser obediente a su dirección..

Jehová le dijo a Abraham “Te voy a dar un hijo”, y Sara cambió las instrucciones, alterando para siempre los resultados. (Ver Génesis 18). No te desvíes de la dirección de Dios, sigue Sus instrucciones tal como las recibas, y entonces verás bendición en tu vida. (1 Co. 11:2, 1 Ts. 4:2, Lc. 1:4, Hch 18:22).

“Camino a la vida es guardar la instrucción; pero quien desecha la reprensión, yerra” (Pr. 10:17) Si has decidido seguir a Dios, pero no prestas atención a su dirección, cometerás errores que afectarán su vida. Por otra parte, el resultado de guardar la instrucción es vida; lo mejor que puedes hacer es guardar sus instrucciones y de esta forma notarás el cambio: vivirás una vida diferente, y caminarás de acuerdo al propósito del Señor.