Hazte socio de radio solidaria

La paz de Dios puede ser una realidad en nuestra vida en medio de la adversidad. La paz os dejo, mi paz os doy, yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo.

El triunfo de la fe sobre el dolor, la victoria de Dios sobre las sombras, una experiencia sublime que puede ser tuya ahora y siempre si recibes a Cristo en tu corazón como Salvador, maestro y amigo.

El dijo: "Mi paz os dejo, mi paz os doy, no como el mundo la da, yo os la doy", Déjale al Hijo de Dios el santuario de tu vida y sentirás lo inalterable de su paz inundar tu alma, dándote serenidad, fe y esperanza para enfrentar el drama humano del dolor.