Hazte socio de radio solidaria

Durante gran parte del siglo XX, el modo de interpretar el siglo XVIII español se basó en la versión que del mismo había dejado Menéndez Pelayo y más aún en la que algunos menendezpelayistas forjaron desde ella, silenciando correcciones y matizaciones, y exaltando párrafos con los que al final de sus días el santanderino ya no se identificaba.

Es lo que sucede con la visión maniquea y extremada que presenta en la Historia de los heterodoxos españoles, y con las reservas que muestra en las “Advertencias preliminares” de 1910, previas a la reedición de esa misma obra. Por otro lado, cuando llegue a escribir las Ideas estéticas, su visión habrá evolucionado y la valoración de los personajes y del siglo se habrá tornado más ecuánime.

Su “construcción” de esa época de nuestra cultura fue poderosa y permaneció durante mucho tiempo, en gran medida apuntalada por los historiadores de la derecha y del nacionalismo español, por Pedro Sainz Rodríguez, que auspició la Edición Nacional de sus obras completas en los años cuarenta, en las que se encontró la justificación esencialista del “carácter nacional español”, y desde luego, por los ideólogos de la izquierda, que, del mismo modo que los de la derecha pero en dirección contraria, procedieron a simplificar la aportación de Menéndez Pelayo.

- Fuente Noticia: https://www.mgc.es/blog/la-importancia-de-comer-bien/