Hazte socio de radio solidaria

El debate está servido desde hace mucho tiempo: si seguimos agotando los recursos y seguimos 'superpoblando' el planeta, que tiene un espacio limitado, habrá que pensar en nuevas maneras de vivir. Por lo menos para los que vendrán detrás de nosotros. Los avances de la ciencia han conseguido que cada vez haya más individuos en el mundo y que estos vivan más tiempo, pero, ¿qué sucederá cuando no haya espacio para todos los que están por llegar?

Pues bien, aunque podría ser el comienzo de una novela de ciencia ficción (al fin y al cabo es un tema recurrente en las mismas), en realidad es un futuro hipotético que asusta un poco. ¿Podremos vivir en el futuro en otros planetas y establecer colonias en ellos? Por ahora, la cosa parece difícil, pues los avances no son suficientemente modernos como para concebir algo así. Aunque hay un lugar que ya visitamos en el pasado y al que no es descabellado llegar: nuestro satélite.

Informa 'Science Alert' de que en octubre, la Agencia Espacial Australiana y la NASA firmaron un acuerdo para enviar un rover de fabricación australiana a la Luna en el marco del programa Artemis, con el objetivo de recolectar rocas lunares que, en última instancia, podrían proporcionar oxígeno respirable en nuestro satélite. No hay que ser una lumbrera para entender que uno de los principales problemas de vivir en otro sitio que no sea el planeta azul es, justamente, la falta de oxígeno necesario para que todo ser vivo pueda subsistir. Pero, ¿y si estuviera más al alcance de nuestra mano de lo que creemos?

En realidad hay mucho oxígeno en la Luna: lo que pasa es que no está en forma gaseosa.

La Luna tiene atmósfera, pero es muy delgada y está compuesta principalmente de hidrógeno, neón y argón. No es el tipo de mezcla gaseosa ideal para que vivamos en ella sin problemas. Una vez dicho esto, en realidad hay mucho oxígeno en la Luna: lo que pasa es que no está en forma gaseosa. Está atrapado dentro del regolito, la capa de roca y polvo fino que cubre la superficie lunar. La pregunta, lógicamente, es la siguiente: si pudiéramos extraer oxígeno del regolito, ¿sería suficiente para sustentar la vida humana en la Luna?

El oxígeno se puede encontrar en muchos de los minerales del suelo que nos rodea. Y la Luna está compuesta principalmente de las mismas rocas que encontrarás en la Tierra (aunque con una cantidad ligeramente mayor de material proveniente de meteoros). Minerales como sílice, aluminio y los óxidos de hierro y magnesio dominan el paisaje lunar. Todos estos minerales contienen oxígeno, pero no de una manera a la que puedan acceder nuestros pulmones. Son básicamente regolitos en su forma original intacta, compuestos (aproximadamente) por un 45% del oxígeno mencionado.

Minerales como sílice, aluminio y los óxidos de hierro y magnesio dominan el paisaje lunar. Todos estos minerales contienen oxígeno.

Pero ese oxígeno está estrechamente ligado a los minerales mencionados anteriormente. Para conseguirlo necesitaríamos extraerlo del regolito, convirtiendo el óxido de metal sólido en forma líquida, algo muy parecido a la electrólisis: en la Tierra este proceso es frecuente para producir aluminio (se hace pasar una corriente eléctrica a través de una forma líquida de óxido de aluminio a través de electrodos, para separar el aluminio del oxígeno).

El problema es que, aunque es un proceso bastante sencillo, tenemos la tecnología para hacerlo en la Tierra. En la Luna la situación es diferente y sería un verdadero desafío. A principios de este año, la startup Space Applications Services con sede en Bélgica anunció que estaba construyendo tres reactores experimentales para mejorar el proceso de producción de oxígeno a través de la electrólisis.

Entonces, cuando lo logremos, ¿cuánto oxígeno podríamos conseguir realmente de la Luna?

Pues, resulta que bastante.

630 kg de oxígeno mantendrían viva a una persona durante aproximadamente dos años (o un poco más).

Cada metro cúbico de regolito lunar contiene 1,4 toneladas de minerales en promedio, incluidos unos 630 kilogramos de oxígeno. Según la NASA, los humanos necesitan respirar unos 800 gramos de oxígeno al día para sobrevivir. Entonces, 630 kg de oxígeno mantendrían viva a una persona durante aproximadamente dos años (o un poco más).

Si suponemos que la profundidad media del regolito en la Luna es de unos 10 metros y que podemos extraer todo el oxígeno de ella. Eso significa que los 10 metros superiores de la superficie de la Luna proporcionarían suficiente oxígeno para sustentar a los 8 mil millones de personas en la Tierra durante unos 100.000 años.

Es una cifra bastante sorprendente, lo que no quita que debemos cuidar la Tierra y protegerla para que nuestros nietos no tengan que verse en esa vicisitud. Aunque sea, solo por si acaso.

- Página web: https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2021-11-20/vivir-luna-sin-problemas-razones-curiosidades_3324357/