Hazte socio de radio solidaria

La maldad y la falta de amor siempre han existido; a lo largo de siglos, han habido hombres que han procurado hacer el bien, sembrar semillas de vida y de bendición para otros, y al mismo tiempo han existido hombres que vienen a destruir esas semillas o pequeños brotes que van saliendo, porque existe aún algo de maldad y falta de amor en sus corazones.

En todo lugar vamos a encontrar personas que nos aman y también personas que no, pero esto no debe ponernos un alto en el camino, sino debemos proseguir a la meta, porque somos llamados a amar y no ser amados, a bendecir y no ser bendecidos y a dar y no sólo recibir.

Por eso el tema de hoy es “ante la maldad y la falta de amor, prosigo a la meta”, la escritura dice en Mateo 24:12 “ y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará.” Y en el verso siguiente dice “ Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.” Entonces eso quiere decir que aunque haya maldad en el corazón de la gente y el amor que tenemos pueda querer apagarse, si perseveramos hasta el fin, LLEGAREMOS A LA META y seremos salvos.

Cómo puedo proseguir a la meta en medio de un mundo lleno de maldad? Cómo puedo luchar contra corriente en un mundo con tanta falta de amor? La escritura nos habla de dos claves que son muy importantes y que nos pueden ayudar a proseguir hacia la meta, sin detenernos en el camino o aún apartarnos por la maldad o la falta de amor.

La primera escritura está en Gálatas 6:17 y dice "De aquí en adelante nadie me cause molestias; porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús." Una marca es como una señal algo que identifica o distingue a alguien, y el apóstol Pablo menciona que en nosotros deben estar las marcas del Señor Jesús y por ese motivo ya NADA ME CAUSA MOLESTIA.

La molestia según el diccionario es esa perturbación, enfado, fastidio, disgusto, incomodidad, dolor, agobio, malestar, trastorno o sufrimiento que podemos sentir; y todas estás molestias no estarán en mi porque yo traigo en mi cuerpo las marcas del Señor Jesús. ¿Cuáles son esas marcas? El Señor llevó marcas en su cuerpo de azotes injustos, de piedras que le lanzaron sin motivo, marcas de golpes y maltratos que soportó solamente por amor a nosotros, en Él también estaba la marca de lanza de su costado como prueba que derramó hasta la última gota de su sangre. Esas son las marcas que deben estar en nosotros para que NADA nos cause molestias.

Quizás a veces nos ofendemos muy pronto, nos duelen las cosas y nos sentimos menospreciados, rechazados, ante las palabras, respuestas u opiniones de otros, pero aquí vemos claramente que Pablo tomó una decisión diciendo DE AQUÍ EN ADELANTE NADIE ME SERÁ MOLESTO, porque no hay nada que podamos sufrir como afrenta de otros que se pueda comprar con lo que sufrió nuestro Señor Jesucristo, el dolor que pueda venir a nuestro corazón no tiene punto de comparación con esos sufrimientos que El Señor padeció, por amor a cada uno de nosotros.

Durante toda nuestra vida vamos a pasar momentos, circunstancias, situaciones o problemas que nos causan molestias, personas que nos causan molestias, quizás vivimos rodeados de gente que nos molesta, pero no debe haber nada que nos cause eso, si pensamos en el ejemplo de nuestro Señor Jesús y que sus marcas están en nosotros.

Y la segunda cosa que nos ayudará a proseguir a la meta ante la falta de amor, está en 2 Timoteo 3:13-14 "mas los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados. Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido".

En la vida siempre va existir la maldad, y como cristianos no estamos exentos de tener relación o cruzarnos en el camino con personas que tienen maldad en su corazón, según el diccionario la maldad es “un estado mental de desprecio hacia la justicia, la verdad, la rectitud y el honor que empieza con la disposiciòn de nuestra mente y luego se exterioriza en actos.”

Que debemos hacer para proseguir a la meta, hacer lo que dice esta escritura, porque hombres malos siempre van a existir, PERO TU PERSISTE EN LO QUE HAS APRENDIDO Y SABIENDO DE QUIÉN HAS APRENDIDO.”

Persistir es mantenerse, es lo contrario a desistir, es estar firme y quieto, sin tambalearse, sin moverse y sin abandonar, podemos ver actos de maldad hacia nosotros en los corazones aún de las personas que amamos o de quienes esperamos una actitud diferente, pero no nos corresponde juzgarles sino persistir, como dice la escritura, mantenernos en lo que hemos aprendido, firmes en lo que EL Señor nos ha enseñado, haciendo siempre lo correcto, haciendo su voluntad, buscando ser cada día más como Jesús, caminando en Su amor, en eso debemos persistir y quitar nuestros ojos de lo malo que otros puedan hacer.

Las cosas malas, las malas acciones, las malas intenciones, las malas actitudes, los hombres con maldad siempre van a existir, pero nosotros podemos tomar una actitud diferente, primero que NADA NOS CAUSE MOLESTIA, porque llevamos en nosotros las marcas del Señor y la segunda PERSISTIENDO EN LO QUE HEMOS APRENDIDO, y viviendo en lo que estamos convencidos, viviendo en la bondad de Dios que es la mejor medicina para que la maldad de otros no llegue nunca hasta nuestro corazón.

Así que prosigamos a la meta, aún en medio de la maldad y la falta de amor, vivamos nosotros en la bondad de Dios que permanece para siempre y que transforma corazones, así que en medio de todo esto PROSIGO A LA META.