Hazte socio de radio solidaria

Las pausas en el camino que pueden hacer que nos detengamos, no siempre serán pausas malas, a veces es necesario hacer un alto en el camino para pensar en cosas que aunque son básicas, deben ser pilares que sostienen nuestra fe, nuestra vida Cristiana y todo lo que somos en Dios.

Hoy hablaremos de lo importante que es DESCANSAR EN EL AMOR DE DIOS Y PROSEGUIR HACIA LA META, el amor de Dios es inmenso todos lo sabemos, es algo básico, lo primero que nos dicen cuando llegamos al Señor, “Jesús te ama!” o “Dios te ama!” y es una verdad que llega al fondo del corazón porque provoca esa aceptación completa de un Dios tan inmenso y grande y que tiene un amor por mi que no tiene medida ni tiene fin.

Lo triste es que a lo largo del caminar cristiano, aunque vamos compartiendo acerca del amor de Dios, nos vamos olvidando un poco de esa verdad tan grande que debe ser el principal pilar que sostiene nuestra vida DIOS ME AMA! entonces comenzamos a sufrir pruebas, tribulaciones, pasamos por tiempos de angustias, de necesidad o de escasez, tiempos de falta de aceptación y de rechazo por parte de otros, tiempos en los que nos sentimos menospreciados, abandonados, solos o tiempos en los que a dónde veamos no hay nada que nos conforte y es allí donde siempre debe reinar y levantarse esa bandera en nuestro corazón DIOS ME AMA!

Debemos recordar cada día de nuestra vida que no hay nada que nosotros podamos hacer para que Dios deje de amarnos, no hay nada que nosotros podamos lograr para que El nos ame, porque su amor es eterno, es para siempre, desde siempre y por la eternidad.

Son cosas básicas que deben reinar en nuestro corazón, pero hoy quiero recordarte que muchas veces no descansamos en ese amor, vamos aceptando mentiras que entran en nuestra mente y en nuestro corazón a través de personas, comentarios, actitudes, nuestros propios pensamientos, situaciones de la vida que nos pueden llevar a olvidarnos de ese amor inmenso que Dios nos tiene y entonces nace la duda, la incredulidad, la falta de fe y adormecemos esa verdad que es la más importante por sobre todas las cosas, situaciones y personas DIOS ME AMA!

Hoy quiero que hagamos esa pausa en el camino hacia la meta, para pensar cuánto nos ama El Señor, a través de algunas escrituras que podemos recordar si por algún momento dudamos o se nos olvida recordar.

ÉL NOS AMÓ A NOSOTROS: 1 Juan 4:10 dice “En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.” Él nos amó, siempre hemos sido amados por Dios y seremos amados por él, no hicimos nada para merecer ese amor, no podemos olvidar EL NOS AMÓ, SOMOS AMADOS POR DIOS!

DIOS NOS AMA COMO SOMOS: Romanos 5:8 dice “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Dios no murió por nosotros porque ya estábamos limpios y porque éramos buenos, Él murió por nosotros aún siendo pecadores, aun con todo lo malo que podríamos ser o tener Él nos demostró su amor. Nosotros demostramos amor a quienes nos aman, nos ayudan, son nuestra familia o a quienes han hecho algo por nosotros, pero Dios no es así porque, aun siendo malos, Él nos demostró su amor muriendo por cada uno de nosotros.

POR AMOR DIO SU VIDA: 1 Juan 3:16 dice “En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.” Jesús nos ama y por eso dio su vida por nosotros, entregar la vida misma por amor no lo hace nadie, en ese amor debemos descansar y confiar, Juan 15:13 dice “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.” El ha puesto su vida por cada uno de nosotros, ¿no es esa la prueba más grande de amor que puede existir?

NOS AMA MÁS QUE NADIE: Isaías 49:15 dice “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti.” El amor de Dios es tan grande que lo compara al amor de una madre y aun ella pueda olvidar a un hijo, Él nunca se olvidará de nosotros, DIos nos ama más que nadie.

Y así como estás hay cientos de escrituras que afirman el amor que Dios tiene por nosotros. Entonces la pregunta es: Por qué a veces entramos en competencias con personas para lograr alcanzar algún puesto, algún cargo, alguna posición, nada es tan importante como sentirse amado por Dios.

Por qué entramos en angustia por la provisión, cuando vemos que no tenemos todo lo que necesitamos, cuando muchas veces se nos va el sueño pensando en cómo resolver tal o cual situación, debemos descansar en el amor de Dios, que es tan grande que nos proveerá, suplirá todo lo que nos falta, verá la forma de resolver nuestros problemas y nos dará todo lo que necesitamos para tener una vida con paz y gozo.

Por qué nos afanamos por nuestro futuro, por lo que está por venir, si descansamos en ese amor, debemos esperar lo mejor, si aquel que ha dado su único hijo por mi, cómo no va a darme junto con él todas las cosas necesito.

Descubrir en nuestro interior internamente, cuánto Dios nos ama y tenerlo siempre presente nos da el valor ante la vida que necesitamos para proseguir a la meta, ya que no hay puesto de trabajo, no hay profesión, no hay cargo, no hay persona, no hay apariencia física, no hay fracaso o éxito, no hay abundancia o escasez, no hay muchas obras o pocas obras, no hay NADA que podamos hacer para que Dios deje de amarnos, lo más es importante es saber que soy amado por Dios, eso es suficiente.

Así que hagamos hoy un alto en el camino para reafirmar en nuestro corazón cuánto nos ama El Señor, confiemos y permanezcamos en ese inmenso amor como dice Jeremias 31:3 “Hace ya mucho tiempo, el Señor se hizo presente y me dijo: «Yo te amo con amor eterno. Por eso te he prolongado mi misericordia.” Descansemos en ese amor y prosigamos hacia la meta!