Jesucristo enseñó que aunque el espíritu desea orar, el cuerpo, la carne, la naturaleza humana, se resiste, no quiere, por lo cual debemos forzarnos a hacerlo. El mandato es: orar sin cesar, aunque no tengas ganas. ¡Ora a toda hora!