Hazte socio de radio solidaria

Vuelve Máximo García con un nuevo libro. Vuelve con sus contribuciones originales. Cualquiera que sea la posición religiosa y doctrinal del lector, en los libros de Máximo García hallará las historias incomparables, sobrehumanas que salieron de la mente del Maestro de Galilea. Historias conmovedoras destinadas a un auditorio de gente sencilla. La obra de García tiene mucho más interés religioso y espiritual que social o literario, al estar inspirada en la Biblia.

La armonización de su pensamiento puede apreciarse en la síntesis viviente de sus libros y artículos. Quiero destacar también la cadencia que Máximo imprime a la prosa en todos sus escritos. Es una prosa natural y rítmica, como un movimiento respiratorio.

Máximo García Ruiz, madrileño de nacimiento, es licenciado en Teología por la Universidad Bíblica Latinoamericana de Costa Rica. El filósofo alemán Ludwing Feuerbach escribió que “la teología es antropología, porque es el objeto de la religión, que los griegos llamaban Theos y nosotros llamamos Dios”. Máximo siempre estuvo enamorado de la teología.

La enseñó en la Facultad de Teología de la Unión Evangélica Bautista Española y en otras instituciones, Pertenece a la Asociación de Teólogos y Teólogas Juan XXIII y es uno de los teólogos españoles incluido en el Diccionario de Teólogos Contemporáneos, editado por Monte Carmelo en el año 2004, que recoge a nivel mundial el perfil biográfico de los teólogos más relevantes del siglo XX.

Además, e independientemente de su disciplina teológica, Máximo García es pastor evangélico. Como tal ha contribuido a la formación de algunas iglesias y al desarrollo espiritual de otras. Como secretario ejecutivo primero y presidente después del Consejo Evangélico de Madrid dio un gran impulso a esta entidad, muy reconocida por el movimiento evangélico madrileño, hacia el que Máximo estuvo volcado.

Peldaños hacia la eternidad, el libro que tengo ante mí, consta de 25 capítulos. Los directivos de la nueva Editorial Fide dicen en la contraportada que se trata de un libro “a modo de devocional que pretende hacer memoria de las frases y sentencias más relevantes de Jesús de Nazaret, peldaños que nos conducen hacia la eternidad. Podríamos decir que se trata de un manual para ser cristiano, pero en mayor medida y alcance, afirmamos que se trata de un tratado para ser persona”.

He de advertir que el libro de Máximo no es una monografía, el estudio de un tema concreto, ni él lo pretende. En el prólogo que preside el libro, dice el autor que “el conjunto de las frases que sus discípulos anotaron primero en su mente y luego por escrito, forma el más depurado código de derechos humanos que se conozca”.

Esas frases del Maestro de Galilea, pronunciadas hace más de veinte siglos, son las que alimentan cada uno de los capítulos de Peldaños hacia la eternidad.

Llevo medio siglo comentando libros. Tengo ideas muy claras sobre la labor de un crítico literario al estilo clásico. Pues bien. Se considere o no crítica literaria, aunque algunos libros no se prestan a ello, en otros tengo por norma dar a conocer el sumario completo. Creo que esto beneficia al autor, porque dice al lector en qué consiste su libro, y beneficia al lector porque, por distintas razones, no puede comprar el libro y al conocer su contenido tal vez se interese en buscarlo y leerlo.

Los 25 capítulos escritos por Máximo García en esta obra superior tratan los temas que doy a conocer a continuación.

Basta a cada día su propio afán.

Camino, verdad y vida.

El peligro de juzgar a otros.

Servir a dos señores.

La regla de oro.

Tirar la primera piedra.

Poner la otra mejilla.

Amar a los enemigos.

La verdad os hará libres.

Ganar el mundo y perder el alma.

Pedid y se os dará.

Lo que contamina.

Nuevo nacimiento y reino de Dios.

Las Sagradas Escrituras.

Tradiciones vs. mandamientos.

Arrepentimiento.

El día de reposo.

La vida eterna.

A César lo que es del César.

Niéguese a sí mismo.

Réquiem por los que se van.

Las bienaventuranzas.

Los ayes de Jesús.

Sal de la tierra y luz del mundo.

Las siete palabras de Cristo en la cruz.

Para García, “la vida es cosa preciosa, el don más valioso del que disponemos. La Biblia afirma que la vida es un don de Dios y el Dios de la vida llama a la vida eternidad”.

Vida eterna, eternidad. Es injusto estar creciendo siempre. Nacemos, crecemos, envejecemos, morimos. ¿Y después qué? La Escritura inspirada afirma que Dios es eterno. Lo es de eternidad a eternidad (1º Crónicas 16:36; Nehemías 9:5; Salmo 106:48 y 103:17). Otro motivo que tenemos para caer de rodillas ante Dios, es que Él ha puesto la eternidad en el corazón del creyente (Eclesiastés 3:11).

Nos considera a todos los que creemos en Él como estrellas destinadas a perpetua eternidad (Daniel 12:3).

Pensando en la eternidad el gran poeta nacido en León (Nicaragua), Rubén Darío escribió estos versos:

Es menester creer, ¡dulce creencia!

En esa eternidad que se adivina;

Llevar el pensamiento a esas regiones

Del porvenir que se esconde a la vista;

Y en ellas hablarán todos los seres

Corazones que fueron su alegría,

Almas que fueron almas de las suyas,

Vidas que fueron de las suyas vidas;

¡Y apagarán su sed en una fuente,

Y vivirán las almas siempre unidas!

Tengo para mí que Peldaños hacia la eternidad no es título casual del libro escrito por Máximo García. Está bien pensado. Porque el concepto de eternidad, de una u otra forma, está presente en todas sus páginas.

Como nos ocurre a todos los que hemos entrado en la última farra de nuestra vida, según el tango de Carlos Gardel, tenemos la certeza grabada en nuestros corazones por la fe. En palabras de Máximo: “Dios nos ofrece una vida plena sin fin; una vida en la que ni el hambre ni la sed, tendrán lugar, una vida garantizada por Jesús que es, en si mismo, el pan de vida”.

- Fuente Protestante Digital: https://www.protestantedigital.com/el-punto-en-la-palabra/63550/peldanos-hacia-la-eternidad-de-maximo-garcia