Hazte socio de radio solidaria

¿Cómo puede un Dios que es todo amor y todopoderoso permitir el sufrimiento en la tierra? ¿No puede Dios intervenir y crear un mundo donde no exista el sufrimiento? ¿No puede hacer desaparecer el dolor?

Esta es una pregunta difícil y también muy común. Para entender algunas de las grandes preguntas en torno a este tema debemos ver el plan global de Dios.

Para empezar Dios creó un mundo sin sufrimiento. Este era el cielo y la tierra antes de la caída en el pecado. Todos los ángeles y todo lo que había sido creado vivía en armonía con Dios. Había paz. Alegría. Perfección. Era exactamente así como Dios quería que fuera.

Sin embargo, Satanás, uno de los ángeles, optó ir en contra de esto y hacer las cosas a su manera. Se exaltó a sí mismo, y se imaginó que podía ser igual o mejor que Dios. Este fue el primer pecado, el cual causó la separación entre Dios y Satanás. El camino de Satanás estaba fuera de la bendición de Dios y por lo tanto maldecido.

La creación de Dios era perfecta. Adán y Eva, las primeras personas, recibieron una voluntad libre, sin embargo eran puros y por eso tenían contacto directo y comunión con Dios. Satanás estaba lleno de maldad y quería destruir esta armonía. Pensaba que si las personas tenían la opción de elegir, preferirían pecar en lugar de obedecer a Dios. Dios podría simplemente haberle encerrado, o incluso haberle obligado a cambiar de opinión, pero Él tiene demasiado respeto por la libre voluntad, incluso la libre voluntad de aquellos que optan por desobedecerle. Así que en lugar de obligar a Satanás regresar a la luz, Dios tuvo que hacer manifiesto que el camino del pecado sólo conducía al sufrimiento.