Hazte socio de radio solidaria

La sabiduría es más valiosa que la riqueza (Proverbios 8:10). Otras personas deberían poder confiar en nosotros. Los cristianos deben ser personas responsables, siempre cuidadosas y sensatas.

Dios hizo a todos. Entonces, todos somos responsables ante él.

Dios hizo a la gente rica. Les dio riqueza para que pudieran ayudar a los pobres (Proverbios 14:31).

Dios también hizo a los pobres. Se preocupa por ellos (Isaías 61: 1). Castigará a los ricos que se niegan a ayudar a los pobres (Proverbios 17: 5).

Una persona simple no ha aprendido a ser sabia. No vigila los peligros. No va a un lugar seguro. (Ver Salmo 46: 1-2.) Él sufre porque no es sabio.

Dios es más grande que nosotros. Por lo tanto, debemos ser humildes. La persona sabia respeta a Dios (Proverbios 1: 7). Dios lo protege y lo ayuda.

Algunas personas sabias no son ricas (Proverbios 19: 1). Pero su sabiduría es más valiosa que el dinero (Proverbios 8: 10-11). Realmente, son ricos, porque Dios les dará grandes riquezas en el cielo. (Ver Apocalipsis 21: 3-4, Apocalipsis 21: 18-21 e Isaías 55: 2. Ver también Marcos 10: 29-20.)

Del mismo modo, otras personas podrían no honrar a las personas sabias (Mateo 5: 11-12). Pero Dios les da gloria (Juan 12:26).