Con corazón entendido

Escrito por el 10 de marzo de 2022

A veces es difícil entender la voluntad de Dios, pasamos tiempos en los que vivimos cosas inesperadas e inexplicables, otros tiempos en los que sorpresivamente ocurren cambios, situaciones adversas que chocan contra la rutina diaria y es en esos momentos donde cuesta ver que detrás de todo lo que puede sucedernos está la mano de Dios y aún más difícil es entender Su voluntad de Dios para nuestra vida.

Es por eso que necesitamos tener un corazón entendido, que se mueve más por fe, que por lo que ve, para proseguir a la meta necesitamos un corazón que entienda Deuteronomio 29:2-4 dice “Moisés, pues, llamó a todo Israel, y les dijo: Vosotros habéis visto todo lo que Jehová ha hecho delante de vuestros ojos en la tierra de Egipto a Faraón y a todos sus siervos, y a toda su tierra, las grandes pruebas que vieron vuestros ojos, las señales y las grandes maravillas. Pero hasta hoy Jehová no nos ha dado corazón para entender, ni ojos para ver, ni oídos para oír.”

Cuando tenemos un corazón falto de entendimiento es como si nuestros ojos se cerraran y nuestros oídos no escucharan, porque el pueblo de Israel en este pasaje de la biblia, no habían entendido todo el plan de Dios para ellos, caminaron 40 años en el desierto y no llegaba su corto entendimiento a comprender todo lo que El Señor había hecho por ellos, su ropa y su calzado no se había envejecido, les dio pan, agua y carne en medio del desierto, pero aún así sus corazones seguían sin entender.

Entender es la facultad que tiene nuestra mente para aprender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea de algo determinado, el entender lleva consigo aprendizaje, razonamiento y reflexión en todas las cosas que nos suceden, pero muchas veces vivimos la rutina del día a día, sin pensar y detenernos a meditar qué estamos haciendo, seguimos avanzando cuando en realidad lo que estamos es retrocediendo.

Por esto es tan importante que pidamos al Señor un corazón entendido, porque podemos ir por un camino y aunque avanzamos en cosas, lo que estamos haciendo es regresando al punto de partida. Por ejemplo podemos ir de camino a un lugar, ponemos el GPS y si tomamos el rumbo equivocado, rápidamente nos dirá el tiempo que resta y donde faltaban 5 minutos, en un momento al ir por el camino equivocado nos dice que nos faltan 20 minutos, aparentemente, seguimos avanzando pero no estamos llegando a dónde vamos, sino estamos alargando el camino por no haber escogido el correcto.

Por eso debemos pedir al Señor que nos de entendimiento, un corazón que entiende la dirección que Dios nos da, que no se pierde en el camino, que no aparta a derecha ni a izquierda, que avanza con seguridad hacia la meta correcta y no que solo avanza pero va en la dirección equivocada.

La palabra de Dios nos da claves que nos hablan de cómo tener entendimiento para llegar a comprender lo que Dios quiere que hagamos y caminar en Su voluntad perfecta, que además de ser perfecta es buena y es agradable.

QUITAR LOS OJOS DEL MUNDO PARA ENTENDER: Romanos 12:2 dice “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” La primera clave para poder entender lo que Dios quiere decirnos es quitar los ojos del mundo, porque nuestros ojos son la ventana de nuestra alma, por allí entran muchas cosas, muchos deseos y cuando nuestros ojos ven lo natural y no las cosas espirituales, poco a poco nuestro entendimiento se va cegando, dejamos de ver con la claridad que veíamos antes, en un momento puede sucedernos, ir en el camino correcto y al instante ir en dirección contraria.

Cuando ponemos los ojos en lo natural, en el mundo, en lo que tenemos delante y no en lo que Dios nos ha mostrado, comenzamos a perder entendimiento de lo eterno, de lo que es vivir por fe. Por eso debemos como primera cosa, quitar los ojos del mundo, para que nuestro entendimiento sea renovado, y entonces podamos comprobar cuál es la buena voluntad de Dios agradable y perfecta.

RECONOCER PARA ENTENDER: La escritura dice en Daniel 9:20 que estaba orando, pidiendo perdón y confesando el pecado del pueblo de Israel, cuando llegó el ángel Gabriel y le dice en Daniel 9:22-23 “Y me hizo entender, y habló conmigo, diciendo: Daniel, ahora he salido para darte sabiduría y entendimiento. Al principio de tus ruegos fue dada la orden, y yo he venido para enseñártela, porque tú eres muy amado. Entiende, pues, la orden, y entiende la visión.”

Para poder tener un corazón entendido lo primero que necesitamos es reconocer que no lo sabemos todo, necesitamos no ser sabios en nuestra propia opinión, porque muchas veces creemos que lo sabemos y lo conocemos todo, pero para entender lo que DIos quiere, hace falta humildad, arrepentimiento y reconocer que podemos fallar, que no tenemos la respuesta a todas las preguntas, que somos vulnerables y que podemos equivocarnos. Partiendo de allí Dios puede trabajar con nosotros y darnos un nuevo entendimiento de las cosas, para eso hay que reconocerlo, arrepentirnos, pedir perdón y entonces llegará la respuesta y Dios dará la gracia para entender lo que quiere decirnos.

CLAMAR A DIOS POR ENTENDER: El Salmo 119:169 dice “Llegue mi clamor delante de ti, oh Jehová; Dame entendimiento conforme a tu palabra.” Cuando se trata de entender lo que Dios quiere que hagamos, no es algo sencillo y que lo dejemos pasar como si nada, debemos pedir al Señor con clamor que nos de entendimiento conforme a Su palabra, que abra nuestros ojos, que abra nuestros oídos, que centre nuestra mente en lo que Él ha preparado para nosotros y que caminemos en ese camino sin quitar la vista de la meta final. Debemos clamar porque Dios da entendimiento al que se lo pide, pero debemos hacerlo con clamor, porque el corazón es engañoso y podemos perdernos en el camino y si nos apartamos, podemos estar como el pueblo de Israel dando vueltas durante 40 años sin llegar a ningún lugar.

Así que necesitamos pedir al Señor un corazón entendido, primeramente quitando nuestros ojos de lo natural, del mundo, de lo que vemos, para entender esa voluntad de Dios buena agradable y perfecta. Necesitamos reconocer y tener humildad en nuestro corazón reconociendo que no lo sabemos todo, que necesitamos pedir perdón para entonces entender la voluntad de DIos por encima de la nuestra y necesitamos, clamar para que DIos nos de entendimiento, no es una simpleza oración no es algo sencillo y pasarlo de largo, está en juego nuestra vida misma y por eso es tan necesario que tengamos un corazón entendido para DIos, allí está la clave para llegar a la meta final con victoria.

Pidamos a Dios un corazón entendido y prosigamos hacia la meta.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Continuar leyendo

Canción actual

Título

Artista

Verificado por MonsterInsights