Hazte socio de radio solidaria

El ser humano pequeño, recibe la Gracia que lo convierte en un hombre distinto, no por sus fuerzas, ni por sus talentos, sino porque ha recibido el aliento majestuoso de ÉL.. En medio de los afanes, las dudas y las certezas, siempre he confiado en el Todopoderoso! Siempre!

Pero en un momento, cuando resulta especialmente difícil imaginarse no ya el futuro sino los próximos días, ocurre algo extraordinario que convierte lo dudoso en maravilloso.

Y es entonces cuando se pueden comprender varias cosas. Una de ellas es la verdadera dimensión del ser humano, frente al Eterno que todo lo puede cambiar, cuando extiende su mano con Amor y Misericordia.

El ser humano pequeño, recibe la Gracia que lo convierte en un hombre distinto, no por sus fuerzas, ni por sus talentos, sino porque ha recibido el aliento majestuoso de ÉL.

Y lo más notable de todo, es que contrariamente a lo que en el mundo se pueda pensar, no estoy hablando de dinero, sino de cuidado, de protección, del Amor superior que solo Dios nos puede dar.

En la hora del agradecimiento y la alegría, elevemos nuestros ojos hacia la única Deidad verdadera!