Hazte socio de radio solidaria

Desde siempre los hombres hemos buscado con afán…algo que no sabemos muy bien que es, ni mucho menos donde lo podemos encontrar. Esto es lo que muchos llaman: Un lugar en el mundo! Desde siempre los hombres hemos buscado con afán…algo que no sabemos muy bien que es, ni mucho menos donde lo podemos encontrar.

Esto es lo que muchos llaman: Un lugar en el mundo!

Pero es realmente un lugar en el mundo lo que buscamos?

Estoy convencido que NO!

Simplemente se trata de una cuestión que tiene su principio en el hecho de que ignoramos quienes verdaderamente somos.

Es decir: para buscar algo tenemos que saber que es y llegado el caso, para que lo precisamos. Por eso la búsqueda es tan compleja, frustrante y además innecesaria.

Nunca encontraremos lo que buscamos, simplemente porque eso que pretendemos no existe.

Y por qué no existe?

El fin último de nuestra existencia, que tal vez sea lo que en verdad estamos buscando, no lo encontraremos en nuestra vida mundana.

La encontraremos en el nivel superior, donde existe la vida espiritual y más concretamente, la Vida con Jesús, que es la única que nos llenará de plenitud.

Conozco a personas, que aún en el momento final, se planteaban la pregunta más cruda: Para qué he vivido todos estos años?

Junto al Hijo del Hombre tendremos un propósito, tendremos otra forma de vivir porque tendremos una Guía y también principios que respetar.

Yo también formaba parte del grupo que buscaba afanosamente el sentido para mi vida. Hasta que un día lo encontré. Por la Gracia!

Ahora lo único que debo buscar es ser más fiel cada día, es servir mejor y más misericordiosamente a quienes me rodean. Porque así estaré sirviendo al Único que merece ser servido: Jesús!