Hazte socio de radio solidaria

Este es el devocional del programa amigos que nos presenta William Muñoz. La verdadera adoración no se limita a lo que hacemos en la iglesia o la alabanza abierta (aunque estas cosas son buenas, y la Biblia nos enseña a hacerlas). La verdadera adoración es el reconocimiento de Dios y todo Su poder y gloria en todo lo que hacemos.

La forma más alta de alabanza y adoración es la obediencia a Dios y Su Palabra. Para hacer esto, debemos conocer a Dios; no podemos ser ignorantes de Él (Hechos 17:23). Adorar es glorificar y exaltar a Dios — para mostrar nuestra lealtad y admiración a nuestro Padre.

La adoración está reservada solo para Dios. Sólo Él es digno y ninguno de Sus siervos (Apocalipsis 19:10). No debemos adorar a los santos, profetas, estatuas, ángeles, cualquier dios falso o María, la madre de Jesús. Tampoco deberíamos adorar con la expectativa de recibir algo a cambio, como una sanidad milagrosa. La adoración es hecha para Dios — porque Él lo merece – y solo para Su placer.

La adoración puede ser la alabanza pública a Dios (Salmo 22:22; 35:18) en un entorno congregacional, donde podemos proclamar mediante la oración y la alabanza nuestra adoración y gratitud a Él, y por lo que ha hecho por nosotros. La verdadera adoración se siente interiormente y luego se expresa a través de nuestras acciones.

'La adoración' por obligación desagrada a Dios y es totalmente en vano. Él puede ver a través de toda la hipocresía, y lo odia. Él demuestra eso en Amos 5:21-24 cuando habla del juicio venidero.

Otro ejemplo es la historia de Caín y Abel, los primeros hijos de Adán y Eva. Ambos trajeron ofrendas al Señor, pero Dios sólo le complacía de Abel. Caín trajo la ofrenda por obligación; Abel trajo sus mejores ovejas de su rebaño. Él trajo de su fe y admiración por Dios.